Prensa
Palermo extiende su reino con más construcciones sobre Juan B. J
Nuevo eje inmobiliario porteño: entre las avenidas Santa Fe y Córdoba: En la zona está permitida la edificación en altura: en 2008 se estrenarán allí dos torres de 45 pisos (Argentina - 06/11/2006 - La Nación - Pág. 18/Sección: Información General)

Sobre la avenida Juan B. Justo, entre Santa Fe y Córdoba, han cobrado vida diversos emprendimientos inmobiliarios que revalorizaron la zona de Palermo Hollywood, frente a las vías del ferrocarril San Martín. Nuevas edificaciones, con las lujosas torres Mirabilia, de 45 pisos, como las estrellas de la zona, le dan un aire moderno al barrio, otrora poblado de viejos galpones y bodegas.
Por allí, en lo que sería la puerta de acceso a Palermo Hollywood, entre un nutrido grupo de bares y restaurantes de moda, otros dos emprendimientos privados de construcción en altura ya tienen entre el 75 y el 85 por ciento de sus propiedades vendidas.
Como las torres de 18 pisos conocidas como Hollywood 1 y 2, situadas en Humboldt 1935 y 1981, respectivamente, que se estrenarán el año próximo. Cuentan con un club y un salón de usos múltiples (SUM), pileta climatizada, gimnasio, jacuzzi y sauna.
Y los nuevos propietarios, que responden al perfil de jóvenes profesionales, debieron desembolsar entre 1800 y 2300 dólares el metro cuadrado. Así, por caso, uno de los departamentos de dos ambientes, de 70 metros cuadrados, tiene un valor promedio de 150.000 dólares.
"La zona se revalorizó mucho por la gran inversión inmobiliaria. Mucha gente joven se mudó aquí, y están los bares y restaurantes de moda. Pero la calidad de las viviendas y su ubicación despertaron la atención de muchos compradores, principalmente extranjeros", dijo a LA NACION una de las vendedoras de la desarrolladora que comercializa las torres.
También a dos cuadras de allí se terminó una nueva sede de la empresa de medicina prepaga Swiss Medical, el hospital De los Arcos: un edificio imponente sobre Juan B. Justo, que cuenta con helipuerto para emergencias. En la manzana contigua se construirá otro edificio, Quartier, de 38 pisos, donde los obreros ya pusieron manos a la obra con los cimientos.
Mucha demanda
Si bien muchas de las obras de la zona están en su etapa preliminar, la inquietud por ocupar alguno de esos pisos en un futuro no tan lejano se revela hoy en la gran concurrencia de público que quiere conocer los detalles de los exclusivos departamentos.
En las torres Mirabilia, que comercializa Covello Propiedades y que están situadas en la manzana de avenida Juan B. Justo, Humboldt, Nicaragua y Soler, se invertirán 35 millones de dólares.
Entre las amenities sobresalen la construcción de un microcine, un gimnasio con cancha de básquetbol y miradores en el último piso, además de un parque que tendrá unos 10.000 metros cuadrados. Se estrenará en julio de 2008.
"Las torres Mirabilia acrecientan la fama de Palermo Hollywood; están situadas en una zona estratégica de la ciudad, y a los propietarios del lugar les dan la posibilidad de tener todas las comodidades en una manzana, con un parque de 10.000 metros cuadrados con todo el confort. ¡Y una vista increíble!", explicó a LA NACION el arquitecto Gustavo Cohen, director de Promira, la empresa que lleva adelante la construcción de las torres.
Sobre el perfil de los nuevos propietarios que ocuparán unidades de las torres, Cohen afirmó: "Son empresarios, familias y profesionales jóvenes que buscaban un lugar diferente y aquí lo encontraron".
Construcción en altura
En el gobierno porteño y en la Legislatura de la ciudad informaron a LA NACION que en la zona en cuestión de Palermo Hollywood -sobre Juan B. Justo, entre Santa Fe y Córdoba- está permitido construir en altura. Y que también se han hecho los estudios pertinentes sobre impacto ambiental, algo que desmienten y reclaman los vecinos del lugar (sobre lo que se informa por separado).
Incluso, en una recorrida que realizó LA NACION se contabilizaron ocho terrenos listos para la edificación de nuevas multiviviendas sobre la calle Humboldt, entre Córdoba y Paraguay. El presagio es que nuevos edificios, no tan altos, poblarán el lugar.
"La zona se llenó de nuevos condominios, y estimamos que la demanda para adquirir una propiedad creció un 20% respecto del año pasado. No sólo de condominios a estrenar, sino también de unidades usadas", explicó un operador inmobiliario de la zona de Palermo Hollywood.
Incluso, en la venta de estos emprendimientos edilicios se mencionan proyectos estatales aún no puestos en marcha. Sobresale la recuperación de los terrenos de las ex Bodegas Giol, donde en un futuro, según prometieron las autoridades, se erigirá un polo científico.
El Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe) firmó un acuerdo por el que otorga al Ministerio de Educación de la Nación la tenencia gratuita y en custodia del predio, de unas 16 hectáreas, delimitado por las calles Paraguay y Godoy Cruz, la avenida Córdoba y las vías del ferrocarril San Martín, en Palermo. Y allí, además del mencionado polo, se construirá un espacio verde para beneficio de los vecinos de la zona.
Es que hoy, si algo opaca el encanto que adquirió la zona de Palermo Hollywood con la llegada de los capitales inmobiliarios, son las 16 hectáreas de los terrenos abandonados de las ex Bodegas Giol, en el olvido desde 1989.
Por Pablo Tomino
De la Redacción de LA NACION

 

Protesta de los vecinos
Los vecinos de Palermo, agrupados en distintas asociaciones, no ven con agrado el boom inmobiliario en su zona. De hecho, programaron para el viernes próximo una manifestación en plaza Italia para solicitar, entre otras cosas, la regulación en la edificación de torres y edificios. Es que, según afirman, ya hay problemas con la red cloacal y el suministro eléctrico.
"En el barrio son frecuentes los cortes de luz, y también hay problemas con las cañerías. En las reuniones que hacemos los vecinos [la de la construcción de edificios en altura] es una inquietud de todos", dijo Osmar Zenga, vecino de Palermo.
LA NACION consultó al CGP N° 14 y allí se informó que muchos vecinos presentaron distintos escritos con un fin: que se ponga freno a la construcción en Palermo.
"La construcción indiscriminada de torres es un problema que nos inquieta a todos los vecinos. La gente está muy molesta por el impacto ambiental que esto causa, y porque hay un colapso en la infraestructura, ya sea en las cloacas como en los desagües pluviales", explicó a LA NACION Luis Petcoff, secretario de Prensa de la Asociación Vecinal de Lago Pacífico, que agregó: "Por ejemplo, se tapan más rápidamente los inodoros o hay una baja significativa en el suministro de agua".